Chotaro Kawasaki
Chotaro Kawasaki

Suyo es el dandismo de aquel que vuela a ras de tierra.

—Tatsuhiko Shibusawa

Su devoción y su dedicación me hacen brotar las lágrimas.

—Sūshei Tokuda

Chotaro Kawasaki (Odawara, 1901-1985) fue uno de los máximos exponentes de la corriente literaria conocida en Japón como «novela del yo», corriente narrativa de hálito autobiográfico. Su debut como narrador llegó en febrero de 1925 con la publicación en la revista Nueva Novela del relato en forma de nouvelle «Sin título», crónica de la relación entre una camarera y un joven con aspiraciones literarias.

En 1936, fue finalista del premio Akutagawa. Al año siguiente, su antología Flores marchitas (1937), en la que describía el drama de las prostitutas del barrio del placer de Tamanoi, llamó la atención del público, y lo mismo sucedió con su siguiente antología, titulada Árbol desnudo (1939). Es en esta última donde Kawasaki introduce a un personaje basado en el famoso director de cine Yasujirō Ozu. Ambos, Kawasaki y Ozu, frecuentaron y amaron a una misma geisha durante casi una década, la joven Sakae Mori. A partir de ese episodio, Kawasaki escribió una serie de relatos que reunió bajo el epígrafe «Serie de Ozu». El propio Ozu dedicó en sus diarios varios haikus a Senmaru (nombre de geisha de Mori), pero hoy son los relatos de Kawasaki los que han adquirido estatura mítica, convertidos además en un documento fundamental —aunque no ampliamente conocido— para abordar la compleja personalidad del cineasta, hombre de éxito y también, por esa causa, antagonista perfecto de Kawasaki.

A partir de 1938, y durante muchos años, Kawasaki ocupó un granero adyacente al antiguo hogar familiar, una especie de cabaña desvencijada de madera y techo de zinc, en la que una caja de mandarinas hacía las veces de mesa de lectura y escritorio.

Tras el ataque a Pearl Harbour, y a medida que la guerra se intensificaba, emprendió una nueva serie de relatos sobre el progresivo descenso a los infiernos de las clases populares en la retaguardia, titulado Vela (1942). Muy avanzada la guerra, fue llamado a filas y, un año antes del fin de la contienda, lo destinaron al archipiélago de Ogasawara, experiencia que reflejó en el ciclo titulado «Lo de Chichi-Jima», escrito en tiempo de posguerra y que constituye un hito de la llamada «literatura de guerra».

Pero fue más tarde cuando Kawasaki disfrutó de su particular momento de gloria, gracias a la serie de relatos de Makocho (1950), ambientados en el barrio del placer de Odawara. En ellos describe las rutinas de un autor a las puertas de la vejez, visitante asiduo de los prostíbulos, que sobrevive a duras penas en una mísera chabola. Sublimando una realidad deprimente, infiltrada de un profundo sentido poético y de notables dosis de humor, Kawasaki alcanzó así la máxima expresión simbólica de su propia vida, además de una relativa fama literaria que no alteró los hábitos austeros del escritor ni sus paseos diarios por la ciudad.

Con sesenta años de edad, Kawasaki contrajo matrimonio con una mujer casi treinta años menor. El matrimonio de un solterón y La viuda de treinta años (1962) obtuvieron un notable éxito, con lo que sus siguientes obras se fueron centrando cada vez más en su vida matrimonial y familiar. Otras colecciones posteriores fueron Hierbas escondidas (1972), Nevada ligera (1980) y Crepúsculo (1983). A los sesenta y cinco años, el escritor sufrió un ictus que le dejó la mitad derecha del cuerpo paralizada. Mientras acudía a rehabilitación, y a pesar de los rigores de la parálisis, continuó con su actividad literaria con normalidad.

Años antes de su desaparición, algunas voces empezaron a destacar su relevancia en las letras japonesas. Masuji Ibuse lo consideró uno de los pilares del siglo literario nipón. El Premio Nobel Kenzaburō Ōe manifestó que Kawasaki era un autor «irrepetible». El mangaka Yoshiharu Tsuge, leyenda del cómic japonés, también le declaró su rendida admiración. Incluso un autor en sus antípodas como Yukio Mishima quedó fascinado por Kawasaki tras conocerlo en casa de Yasunari Kawabata, encuentro que relató en uno de sus ensayos. A pesar de que numerosos autores contemporáneos renuevan periódicamente el interés por la obra de Kawasaki y lo cuentan entre sus principales influencias, Chotaro Kawasaki había permanecido inédito hasta hoy fuera de Japón.

[Fotografía del autor cortesía de Kodansha]

Nuevo Nike Zapatillas Outlet Online

Youth Nike Air Force Ones Charcoal