Física de la tristeza. Gueorgui Gospodínov