paciencia

Libros para un confinamiento (VI)

Libros para un confinamiento (VI)

Libros para un confinamiento (VI)

CUANDO LA REALIDAD SE VUELVE CIENCIA FICCIÓN

 

«Cualquier tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia», dijo Arthur C. Clarke en cierta ocasión. Y, si uno lo piensa, el hombre llevaba razón. En esta santa casa tenemos a un doctor en biología molecular —aprovecha cualquier ocasión para mencionarlo— que incluyó esta cita en su tesis y que todavía está esperando que se materialice el gran sueño recurrente de la ciencia ficción: los automóviles voladores. La humanidad ha alcanzado cotas de progreso impensables hace solo unas pocas décadas, ha desarrollado inventos que ni el más especulativo de los escritores de ciencia ficción de los años cincuenta y sesenta habría soñado… y seguimos sin lograr que los automóviles se despeguen un metro del suelo. Algo estamos haciendo mal. Que una especie de gripe esté colapsando al Homo sapiens a nivel planetario tampoco dice mucho de sus capacidades, pero, por otro lado, nos acerca a esos muchos futuros postapocalípticos que tanto hemos disfrutado, y de los que tan poco hemos aprendido. Los que van de Blade Runner a Mad Max, de La carretera a El día de los trífidos, de El Eternauta a Akira, de Oxygene a Snowflakes Are Danzing, de niña a mujer, de perdidos al río.

Nosotros también hemos publicado ciencia ficción, una ciencia ficción que les devolverá la ilusión de los automóviles voladores y de un futuro mejor. Bueno, quizá no mejor, mejor, pero al menos más futuro y, definitivamente, más allá de las cuatro paredes de sus casas de ustedes. Que, por otro lado, están dejando como los chorros del oro (no olviden regar las plantas). Pero vamos ya con nuestras propuestas para esos fellow sci-fi fans. Dentro vídeo.

Por ejemplo, Paciencia, la última novela gráfica de Daniel Clowes, un tour de force del autor, su obra más larga y en la que da rienda suelta a su amor por la serie B en dos o tres de sus formas más puras: la ciencia ficción, el noir y el terror. De terror no hay mucho, la verdad, pero de lo otro encontrarán toneladas, y muy bien traídas y llevadas. Crimen, investigación, tipos duros, personajes atormentados, frases cortantes a lo Raymond Chandler y, también, viajes en el tiempo, tecnología del futuro, ropa ridícula. Clowes es un maestro, y Paciencia, una masterclass que les hará perder la noción del tiempo.

También es verdad que el librón de Clowes, aunque esperanzador en su conjunto, contiene momentos harto amargos que tal vez no sean lo que ustedes necesitan ahora mismo. No penen, siempre les quedará Vidas paralelas, de Olivier Schrauwen, que parece un cómic de ciencia ficción canónica, un poco como Los mundos de Edena de Moebius y hasta con su puntito de Erich von Däniken, pero con las suficientes dosis de estupor (ese reírse de estar vivos, un humor condensado y proteico como una píldora de alimento liofilizado) y de autoficción (con perdón) como para erigirse en una especie de cumbre insospechada. Otra más al saco. Schrauwen es uno de los mejores dibujantes de tebeos del presente, y sin duda uno de los más adelantados. Es de rigor, por eso, dar gracias a los «antiguos astronautas» por que alguien como él haya decidido dejar su huella en este género que tanto amamos, y por que lo haya hecho con esa fina ironía que lo caracteriza y que cumple la máxima de la ciencia ficción de qualité: «hablando del futuro, habla del presente».

Hay una tercera vía para representar el futuro que no pasa por la serie B ni por la ironía (aunque tome elementos de ambas), y es el entretenimiento puro y duro, la aventura tal y como la entendíamos cuando leíamos Huckleberry Finn, y esa es la vía que explora Jaime Hernandez en Rocky. El autor de Locas, el culebrón más importante —y mejor— del cómic de las últimas décadas también ha visitado el futuro, y lo ha hecho con humor y alegría. Hágannos caso y échenle un ojo a este tebeo, porque no existe en ninguna otra parte del planeta una compilación similar de las aventuras de la intrépida Rocky y su robot Patoso. Quizá por eso pasase un poco desapercibido en su día entre nosotros, por aquello de «que inventen ellos».

Así que nada, hagan cuentas: Clowes, Schrauwen, Hernandez. Menudo trío de ases. Menuda juerga. Menuda odisea. Y sin salir de casa.

Otros encuentros en la tercera fase:

Días más largos que longanizas, de Gabriel Corbera (cómic)
El libro del futuro, de Tu yo del futuro y María Ramos (libro de actividades)
Helios, de 
Étienne Chaize (álbum ilustrado)
Pudridero 1 y 2, de Johnny Ryan (cómic)
Sirio, de Martín López Lam (cómic)
Squeak the mouse, de Massimo Mattioli (cómic)
Tagurpidi, de Priit Pärn (cómic)

PACIENCIA, P. 3, 3 COLORES (signed print)

PACIENCIA, P. 3, 3 COLORES (signed print)

Lámina realizada por impresión digital en HP Indigo 30000 sobre papel Tintoretto Gesso de 300 g.

Cada lámina se acompaña de una carpeta de cartón reforzado de 1,75 mm, realizada y forrada a mano con papel Marcate Nettuno Carruba de 140 g. Texto impreso por estampación en negro.

Serie limitada de 250 ejemplares, firmada por Daniel Clowes entre Barcelona y Madrid en abril de 2019.

Foto del autor: Javier Arias. Cortesía Fundación Telefónica.

 

*** Por su condición artesanal y limitada, todos los envíos de la lámina se realizarán a través de una empresa de mensajería con un coste adicional de 5 € dentro del territorio nacional.

***** INTERNATIONAL ORDERS: Please check actual shipping rates before check out in info@fulgenciopimentel.com. 

P.V.P.: 20 €
AGOTADO
PACIENCIA, P. 3, 3 COLORES (signed print)
PACIENCIA, P. 3, 3 COLORES (signed print)
PACIENCIA, P. 3, 3 COLORES (signed print)
PACIENCIA, P. 3, 3 COLORES (signed print)

Paciencia (3ª ed.)

Paciencia (3ª ed.)

Paciencia es una estrambótica obra maestra, un drama doméstico increíblemente dibujado, una odisea moderna.

GRACE BELLO, Publishers Weekly

¿La mejor peli basada en un cómic? Nada de licra: Ghost World. ¿El mejor cómic? Paciencia. Clowes es el maestro. Punto. El narrador supremo. Y Paciencia es un caso muy excepcional, el de un viaje en el tiempo que se desarrolla hasta el final.

GUILLERMO DEL TORO

Paciencia significa el regreso del autor más influyente de las últimas décadas, tras más de cinco años de silencio. El multipremiado autor de Ghost World y David Boring firma aquí su obra más extensa y ambiciosa, un thriller de ciencia ficción, sentido y brutal por momentos, en el que Clowes observa por vez primera a sus semejantes con optimismo y hasta con benevolencia, abriendo una puerta a la esperanza que en anteriores trabajos solo podíamos intuir. Quizá su paternidad en 2007 o la operación a corazón abierto que sufrió en 2009 tengan algo que ver con ello. Lo que no ofrece duda es que las 180 páginas de Paciencia contienen uno de los relatos más complejos y emocionantes que haya creado hasta la fecha, un vertiginoso destilado de todos los elementos quintaesencialmente propios de su autor, los mismos que lo han convertido en una de las figuras esenciales del cómic independiente contemporáneo.

Presentando algunas de las páginas más espectaculares de su bibliografía, Paciencia combina la magistral revisión de los orígenes y consecuencias de la angustia adolescente y los ritos de paso de Ghost World con la complejidad argumental y literaria de David Boring, retratando con escalofriante precisión el alma –a veces aparentemente sin matices– de sus torturados personajes, y logrando trascenderlos hasta alcanzar ecos de resonancia clásica. Como de costumbre, Clowes incide en los pequeños detalles de las personalidades individuales –especialmente los que tienen que ver con sus comportamientos más irritantes y sus más bajos instintos– e intenta encontrar respuesta a las grandes preguntas, en ocasiones a puñetazos.

Pero Paciencia es también una obra significativamente distinta de sus anteriores trabajos, un relato violento y emocionante en el que, sin renunciar al tono introspectivo ni a la presencia de un narrador omnisciente, Clowes se muestra menos reflexivo y más vehemente que nunca, sumergiendo al lector en un viaje frenético por el tiempo salpicado de tintes pulp y trazas de blockbuster. El autor, que ya fue nominado al Oscar por el guion de la adaptación de Ghost World y espera para este mismo año el estreno de la adaptación de Wilson, con Woody Harrelson y Laura Dern de protagonistas, firma así el más cinematográfico de sus libros. En conjunto, Paciencia es una mezcla utópica de géneros de serie B que se amalgaman para dar lugar a una nueva y flamante reencarnación del género Clowes. En sus propias palabras: "Un viaje mortal por el tiempo y el espacio hasta las esencias del amor eterno".

Marzo de 2019
Trad. de Alberto Gª Marcos y César Sánchez
Cartoné. 19 x 24,5 cm
192 páginas. Color
978-84-17617-19-6
24,99 €

Daniel Clowes

Daniel Clowes

Daniel Clowes (Chicago, Estados Unidos, 1961) es uno de los autores más importantes del cómic de nuestros días.

A lo largo de su carrera ha recibido más de una docena de Premios Harvey y media docena de Premios Eisner, además de un Pen Award en 2011.

Clowes comenzó su carrera en 1985 en la revista Cracked, con la que colaboró hasta 1989. Paralelamente, entre 1985 y 1988, el dibujante realizó la serie de futurismo retro Lloyd Llewellyn para la editorial Fantagraphics, con la que mantendría una larga relación profesional. En 1999 comenzó a serializar su trabajo en el cómic book Eightball. Bajo esa cabecera se agruparon sus historias cortas y las series que dieron lugar a las novelas gráficas más conocidas de su primera época. Como un guante de seda forjado en hierro (1989-1993; La Cúpula, 1995), inquietante farsa de ambientación onírica, fue la primera en despertar el interés de público y crítica. Tras ella llegó Ghost World (1993-1997; La Cúpula, 1999), un relato sobre la alienación adolescente y los ritos de paso a la edad adulta. La voz de Clowes demostraba no solo ser única y personal, sino contar con una importante variedad de registros, casi siempre teñidos de pesimismo y misantropía. 

David Boring (1998-2000; La Cúpula, 2002) supuso una nueva vuelta de tuerca en la aproximación narrativa practicada por el dibujante: un thriller, de nuevo puntuado por elementos surreales y metanarrativos, donde cobraba gran importancia el hálito literario.

En 2001, Clowes alcanzó el reconocimiento del público general gracias a la adaptación cinematográfica de Ghost World, dirigida por Terry Zwigoff y protagonizada por Thora Birch, Steve Buscemi y una joven Scarlett Johansson. El guión, realizado por el propio Clowes, estuvo nominado a los Oscar y recibió diversos galardones.

EnIce Haven (2001; Reservoir Books, 2006) y El rayo mortal (2004; Reservoir Books, 2013) Clowes fabuló con la existencia de superpoderes en el mundo real contemporáneo, concretamente en la persona de sendos adolescentes. ¡Pussey! (Ediciones La Cúpula, 2006) y las historias cortas recopiladas posteriormente en Twentieth Century Bola Ocho (Ediciones La Cúpula, 2007) y Caricatura (Ediciones La Cúpula, 2006) nacieron también en las páginas de Eightball.Mister Wonderful (2011; Reservoir Books, 2012), por su parte, nació como una serie para The Sunday New York Times Magazine entre 2007 y 2008.

Finalmente, en 2010 Clowes realizó Wilson (Reservoir Books), su primera novela gráfica original, en torno a un tipo odioso y divorciado de mediana edad. El cómic se adaptó a la gran pantalla en 2017, en una producción dirigida por Craig Johnson y protagonizada por Woody Harrelson y Laura Dern.

Solo un año antes, Daniel Clowes había publicado la que hasta la fecha es la novela gráfica más reciente y extensa de su bibliografía: en Paciencia (Fulgencio Pimentel, 2016)Clowes construye una epopeya a través del tiempo y del espacio que amalgama el thriller, el noir, el pulp y la ciencia ficción para alumbrar uno de sus trabajos más intensos y conmovedores.

Además de ser uno de los mayores exponentes del cómic contemporáneo, Daniel Clowes ha realizado ilustraciones para revistas tan prestigiosas como The New Yorker, Vogue, Newsweek, The Village Voice o The New York Times Magazine; carteles de películas, como el de Happiness de Todd Solondz, o la animación para el videoclip I Don't Wanna Grow Up de The Ramones. 

Distribuir contenido