Las manzanas de oro

Las manzanas de oro

Las manzanas de oro

Autor de la plaquette Ganas de hablar (AMG, Cuadernos de la Selva Profunda, 1997) y de los libros de poesía Devoción privada (Premio Antonio Carvajal, Hiperión, 1999) y Monedas en el agua (Pre-Textos, 2007), Paulino Lorenzo (Logroño, 1975) es, para quienes componemos esta editorial, el mejor poeta español de su generación. Más por extemporaneo que por periférico, Lorenzo permanecerá como poeta casi secreto para hacer de su lectura un placer aun más hondo y soleado. Esta pequeña colección de versos, dedicada íntegramente a sus hijos Manuela y Darío, sobresale como un diamante engastado dentro una tradición milenaria que tuvo al vástago por genio inspirador y que, entre William Butler Yeats y Baldomero Fernández Moreno, encuentra en Paulino a su más delicado y riente cómplice.

Solapas de Manuel Díaz Martínez.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Diciembre 2014
10 x 21 cm
48 págs
978-84-941439-6-0
13 €

Paulino Lorenzo

Pauli_pocholi

Paulino Lorenzo Zárate (Logroño, 1975) ha publicado la plaquette Ganas de hablar (AMG, 1997) y los libros Devoción privada (II Premio de Poesía Antonio Carvajal. Hiperión, 1999) y Monedas en el agua (Pre-Textos, 2007). Acerca de su última colección de poemas, Las manzanas de oro (Fulgencio Pimentel, 2014), ha declarado: "No sabría decir si es mi segunda plaquette o mi tercer libro. Tengo la creencia de que mis libros, aparte de malos, no son libros, sino una sucesión de disparates y extravagancias". Colaboró desde su fundación en las Jornadas de Poesía en Español –evento que ha reunido a algunos de los mejores poetas de España e Hispanoamérica– y fue su coordinador durante seis años. Actualmente colabora en la revista Mangolele y se dedica profesionalmente a la producción musical. Posee un par de amplias almohadillas en los pies y un saco gular bien desarrollado con el que emite grandes alaridos que reprimen el frenesí de sus dos hijos, Manuela y Darío. A ellos va dedicado Las manzanas de oro, escrito bajo la sombra protectora de Cristina, el árbol de la familia.

Distribuir contenido