Los relatos de médicos
Los relatos de médicos

Mágicamente observador y mimético del mundo real, los detalles emergen en su escritura con sorprendente frescura, claridad y economía. Williams ve las formas de la tierra y ve el espíritu que se agita detrás de las letras. Cada uno de sus trazos veloces y transparentes tiene la energía nerviosa y concentrada del vuelo de un pájarao, asciende brusca e intensamente como un pájaro.

--Randall Jarrell

Si bien William Carlos Williams debe gran parte de su reconocimiento a la poesía, en la que introdujo conceptos novedosos como el «pie variable» y con la que trató de aprehender un habla típicamente americana en contraposición al inglés europeo, destacó también de manera importante por sus relatos en prosa. Williams, que ejerció durante toda su vida como médico de cabecera y pediatra —ejercía de día y escribía de noche hasta caer rendido—, dedicó un buen número de historias a su profesión y plasmó una sentida y conmovedora semblanza de los hombres y mujeres corrientes. Tanto por su ocupación como por su penetración psicológica y su interés en el ciudadano de a pie y el campesino, a menudo se ha comparado a Williams con Antón Chéjov. Gran impulsor del uso del habla coloquial en su narrativa, sus aportaciones al diálogo interior y el flujo de conciencia lo situaron en la vanguardia literaria de la primera mitad del siglo XX. Pero hoy son el sustrato íntimo de sus personajes y la insondable honestidad de su mirada los que, unidos a su estilo conciso y sugerente, nutrido de imágenes imborrables, lo han convertido en un clásico y en un autor poderosamente vivo para los cánones contemporáneos.

Los relatos de médicos es una obra fundamental de la literatura anglosajona, y William Carlos Williams, una de las figuras más innovadoras de su época, un poeta excepcional y un escritor obsesionado con el lenguaje. Si para Williams el español fue el idioma de su niñez, esta edición cuenta con la traducción de otro escritor de altura, Eduardo Halfon, tan amante de la concisión como Williams y un autor para quien también el español fue lenguaje de infancia, casi olvidado tras su traslado a los Estados Unidos, y recuperado en su espléndida madurez como narrador.

Esta web no cobra gastos de envío dentro del territorio nacional.

 

Traducción de Eduardo Halfon
Cartoné. 14,3 x 20 cm.
978-84-16167-68-5
21 €
Febrero de 2020