Genérica

Grandes preguntas

Grandes preguntas

A pesar de sus seiscientas y pico páginas, Grandes preguntas transmite una sensación de liviandad, de algo hecho sin esfuerzo, como un juego, que gracias a esa estrategia ha tocado filones muy profundos. La novela gráfica sigue produciendo grandes cómics año tras año. Grandes en extensión y grandes en alcance, quiero decir. En ambos sentidos, pocos se habrán publicado este año tan grandes como Grandes preguntas.

–SANTIAGO GARCÍA

 

Pensé en esa condición, asomatognosia, como metáfora del impulso religioso. Supe acerca de ella escuchando una entrevista con Oliver Sacks, el neurólogo. Él la describía como la pérdida de conciencia de la propiedad sobre una extremidad, generalmente un brazo o una mano... Vi ese alejamiento de la propia sensación de control, de nuestra autoridad sobre nosotros mismos, como una metáfora de la pérdida de responsabilidad que conlleva la fe en lo sobrenatural, la fe en Dios.

–ANDERS NILSEN

 

 

Premio Ignatz a la Mejor Novela Gráfica 2012
Nominado a Mejor Álbum en el Festival de Angoulême 2013

Un grupo de aves, habitante de una región aislada, descubre lo que parece ser un gigantesco huevo a punto de eclosionar. Relato dotado de un ritmo sincopado y lírico, recorrido igualmente por el humor y por la tragedia, Grandes preguntas hunde sus raíces en las fábulas clásicas. Pero donde aquellas narraban sucesos protagonizados por aves, insectos o reptiles para desembocar en una moraleja más o menos incisiva sobre sus homólogos humanos, Grandes preguntas, como la cueva de Algernon, se expande más y más a medida que profundizamos en sus galerías, abriéndose a nuevos interrogantes y posibilidades. La culminación de más de diez años de trabajo de Anders Nilsen, Grandes preguntas es un documento que demuestra cómo un libro puede pasar de mostrar los primeros balbuceos en forma de fanzine fotocopiado de su autor a revelarse como una de las novelas gráficas más comentadas y laureadas de los últimos años.

Editado en colaboración con SinsEntido.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

 

Abril 2013
Rústica. 170 x 220 mm
602 páginas. B/N
978-84-15530-20-6
42 €
AGOTADO

Pulir

Pulir

Aunque Rajoy, Chenoa y Felipe IV surjan en sus fantasías con trazo de boli o rotulador rosa, el reino de Nacho García no es de este mundo. Tal vez por eso se empeña en redibujar y pulir sin descanso sus chistes, sus tebeos, sus retratos, sin darse cuenta de que, para el resto de nosotros, ya han alcanzado algo muy parecido a la perfección. Su mundo es un mundo de chándal y juguete viejo, de cuerpos retorcidos y dichosos como el plástico, frágiles y poliédricos como un cristal. Su mundo no es el nuestro, por eso nos hace sentir culpables al contemplar la inocencia de quien solo aspira a la belleza, de quien pule la realidad hasta despojarla de la mugre de los hombres. Nacho ha tomado el temor de Dios y lo ha convertido en arte.

–Alberto García Marcos (EL TÍO BERNI)

Pulir es en esencia un tebeo, porque no se puede negar que es fundamentalmente narrativo. Que la entraña de lo que cuenta a base de línea delicda y humor desgarrado sea poesía costumbrista, reflexión existencial, crónica contemporánea, desparrame naif o digresión arty es ya más opinable porque, por fortuna, Pulir no es evidente.

MAURO ENTRIALGO

Bendito sea Dios. De manera casi azarosa, hemos conseguido reunir un puñado de folios dispersos de Nacho García y hacerlos verbo. Pulir es una muestra del trabajo más hedonista, histriónico, pretencioso y meticulosamente planeado de Nacho García. Si quiere usted que sea un libro de arte contemporáneo, lo es; si quiere usted que sea un libro de humor, lo es también; puede, incluso, ser su libro de autoayuda de cabecera, si así lo prefiere. Una vez que hemos condenado a nuestra propia especie, una vez que el Arte ha demostrado que es incapaz de salvarnos, solo podemos recurrir a lo idiota, a lo fútil o a lo desconocido para evocar un tiempo en el que todo parecía más fácil, en el que no sabíamos qué hacíamos ni por qué lo hacíamos, pero en el que nada de todo eso hacía falta para sentir el contento de vivir. Nacho lleva tiempo invocando la paz, el orden, el amor y la alegría en sus miles de páginas garabateadas. A decir suyo, no sabe cómo hacerlo, pero sabe hacerlo bien, porque posee un gran poder: el de quien no se lo propone, el de quien simplemente no sabe hacer otra cosa en la vida. En realidad, Nacho no tiene ni idea de qué diablos hace cuando dibuja, pero lo hace. Y la gente ríe cuando lo ve. Y entonces él se pone contento, y dibuja más. Y parece que algo hay.

Los primeros 100 ejemplares vendidos a través de esta página web se acompañan de un exlibris serigrafiado gratuito, firmado y numerado por el autor para esta edición.

Ex libris AGOTADO.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Busca este título en Busca este título en

 

Abril 2013
Rústica con solapas, 165 x 240 mm
208 páginas. Color
978-84-939772-7-6
22 €

Pudridero 2

Pudridero 2

Compras los derechos de esta cosa; traduces las cuatro memeces que dice; la envuelves como si fuera arte contemporáneo del fino; te la compran; no se enfadan; te la ponen por las nubes. Ahí has estao.

–UN AMIGO

Si humor = tragedia + tiempo, Ryan trata de acortar los plazos en la medida de lo posible.

–JULIO SORIA (DOZE MAGAZINE)

Leyendo Pudridero uno siente hasta qué punto el gozo de leer un tebeo tiene que ver con contemplar una sucesión infinita de relaciones de causa y efecto.

–SAMMY HARKHAM

Ha llegado otro letal e implacable engendro al planeta de la deformidad y el excremento, y anda buscando al Carantigua: El pudridero no es lo bastante grande para los dos, amigo. Ajeno a la aparición de su perseguidor, el protagonista de la saga empleará sus expeditivos métodos para escapar de las garras del Calígulon, una especie de engendro biomecánico que trata de controlar su mente… como si en la mente del Carantigua hubiera algo más que sed de sangre. La orgía de fluidos corporales alcanza cotas de tratado quirúrgico, la tensión aumenta y comienza a atisbarse lo que podría ser una trama.

Si en la primera parte de Pudridero ya asistíamos a un espectáculo alucinado de violencia y mal gusto sin sentido, Johnny Ryan (Boston, 1970) hace suyo en esta segunda parte el famoso precepto cinematográfico de empezar con un terremoto y a partir de ahí seguir subiendo la apuesta. El iconoclasta Ryan revisita el underground y la serie B de los 70s y los devuelve al terreno de la modernidad, despojándolos de socarronería posmoderna y situándolos en el lugar que les corresponde: el del derribo, el del espectáculo abisal y obsceno, hasta rayar lo intolerable.

Hasta la fecha, tanto en su país de origen como en España, hemos podido leer multitud de interpretaciones acerca de las intenciones –conscientes o inconscientes, explícitas o subliminales– de Ryan al pergeñar este engendro. En un magnífico artículo, Pepo Pérez recordaba las palabras de Susan Sontag: "Idealmente, es posible eludir a los intérpretes por otro camino: mediante la creación de obras de arte cuya superficie sea tan unificada y límpida, cuyo ímpetu sea tal, cuyo mensaje sea tan directo, que la obra pueda ser... lo que es". Es difícil saber si Ryan pretendía lograr algo así, pero no está de más recordar sus propias palabras sobre el particular: "Quería hacer un cómic donde hombres grandes, monstruos feos, se reventaran a hostias unos a otros (...) el tipo de cómic de acción o aventura que podrías encontrar si abrieras el viejo cuaderno de notas de un chaval de catorce años". No lo jures, Johnny. 

Editado en colaboración con Entrecómics Cómics.

Busca este título en Busca este título en

 

Abril 2013
Cartoné, 17 x 24 cm
240 páginas. B/N
978-84-939772-6-9
21 €

Brassens, la libertad

Brassens, la libertad

No confundamos libertad con libertinaje, decía un rancio profesor de mi escuela en plena transición y eso es precisamente lo que hace el gran Sfar; confundirlas y mezclarlas hasta hacerlas indisolubles en un ejercicio de placer estético y narrativo. Una muestra incontestable de talento, porque no existe otra manera más honesta y auténtica de hablar de un libertino como Brassens. Sfar siente una fuerte atracción por las historias sobre artistas, ya que le abren las puertas a un universo donde los límites entre la realidad y el imaginario del artista son aniquilados, permitiéndole reflexionar con toda libertad y profundidad sobre su propia condición.

–DANI TOMÁS (AU)

Joann Sfar va camino de convertirse en el Pablo Picasso del siglo XXI.

–JAVIER MARISCAL

Tras más de un centenar de tebeos y dos largometrajes que cuando menos levantaron mucha polvareda –Gainsbourg, vida de un héroe y El gato del rabino–, en 2011 Joann Sfar aceptó el reto de ejercer de comisario de la exposición organizada por la Cité de la Musique parisina en torno al cantautor Georges Brassens, un homenaje definitivo a quien fuera uno de los mayores exponentes de la chanson y la trova anarquista del siglo XX. Para la ocasión, Joann Sfar realizó este vademécum apasionado y a ratos delirante, formado por decenas de ilustraciones y alrededor de ochenta páginas de puro tebeo que comienzan como una autoparodia, para acabar ahondando en el lado más íntimo del artista galo. Esta edición aporta además las visiones de cuatro periodistas especializados que son como cuatro puntos cardinales de nuestra educación musical y sentimental: Juan de Pablos, Dildo de Congost, Patricia Godes y Vicente Fabuel firman respectivamente una introducción, un irreverente perfil biográfico y patológico del artista, un repaso al legado puramente lírico de su cancionero y un análisis de su influencia a este lado de los Pirineos.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Busca este título en Busca este título en

Diciembre de 2012
Rústica con sobrecubierta. 22 x 29 cm
120 páginas. Color
978-84-939772-3-8
24 €
Brassens, la libertad - Joann Sfar
Brassens, la libertad - Joann Sfar
Brassens, la libertad - Joann Sfar (interior)
Brassens, la libertad - Joann Sfar (interior)
Brassens, la libertad - Joann Sfar (interior)
Brassens, la libertad - Joann Sfar (interior)
Brassens, la libertad - Joann Sfar (interior)
Brassens, la libertad - Joann Sfar (interior)

Paul va a trabajar este verano

Paul va a trabajar este verano

Divertida y emocionante, la obra de Rabagliati destila una autenticidad que brilla por su ausencia en la mayoría de las formas de entretenimiento actuales, incluidos los tebeos... Le recuerda a uno qué es lo que realmente aprecia de la literatura genuina: la posibilidad de conectar con nuestros semejantes, sin necesidad de frivolidad, sin ironía.

–TIME

Paul es un adolescente de los 70, insatisfecho y apasionado, que recibe la oferta de un viejo amigo para trabajar en un campamento de verano. Celebrada como una de las novelas gráficas más importantes de la última década, Paul va a trabajar narra el salto a la madurez de su protagonista con el trazo estilizado y feliz de la mejor tradición historietística francesa. Relato autobiográfico e iniciático, Paul provoca la inquebrantable simpatía del lector gracias a su limpieza de intenciones y su apabullante normalidad. Quizá porque Rabagliati no se centra en el lado más apocado del adolescente, como es moneda habitual, sino que dota de inusual dignidad a su Paul, mostrando con agilidad toda la fatalidad de sus pasos en falso y la belleza de sus descubrimientos.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Busca este título en Busca este título en

Septiembre 2012
Rústica con solapas. 17 x 24 cm.
152 páginas. Blanco y negro.
978-84-936081-9-4
17 €

Pudridero 1

Pudridero 1

Prison Pit es el mejor cómic que Johnny Ryan ha dibujado en su vida. Es rico, inteligente, lleno de energía, divertido… No creo que haya disfrutado tanto un cómic a nivel visceral en todo 2009… Hay que verlo para creerlo.

JOE McCULLOUGH

Ryan dibuja como un niño en los márgenes de un libro de texto, pero hay una sofisticación adulta subyacente en lo que dibuja. (…) Es un tebeo liberador, una catarsis con cuatro rayajos que produce una cierta emoción física en su lectura.

SANTIAGO GARCÍA

Tal vez el mejor y también el más alocado cómic que Johnny Ryan haya hecho hasta ahora. Espero que haga 1000 páginas de esto.

JEFFREY BROWN

La profundidad de este Pudridero es similar a la que se puede alcanzar al hundir las manos en un cadáver caliente y su efecto es el mismo: una reacción visceral de repulsión y fascinación morbosa. En esta novela gráfica que conjuga elementos del manga más grotesco con la ciencia ficción de vanguardia, Johnny Ryan se desboca por el camino de la pulsión adolescente hormonada e hiperviolenta dibujando un combate inacabable de lucha libre a muerte en un planeta yermo, un videojuego sangriento donde resulta difícil decidir si cada nuevo oponente es más peligroso o más repugnante. Ryan es, en definitiva, un niño jugando a las peleas con sus muñecos y quedándose con sus miembros mutilados entre las manos.

Editado en colaboración con Entrecómics Cómics.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Busca este título en Busca este título en

Septiembre 2012
Cartoné, 17 x 24 cm
240 páginas. B/N
978-84-939772-2-1
20 €

Consumido

Consumido

Cada vez es más frecuente encontrarse con aficionados a la literatura que admiran a Joe Matt con ese mismo vigor partisano habitualmente reservado a herejes como Kurt Vonnegut o Richard Brautigan.

NEW YORK TIMES

Me encanta Consumido. Está construido de forma sólida, es divertido y conmovedor.

HARVEY PEKAR (American Splendor)

Continuación de la conocida serie Peepshow (Pobre cabrón, Buen tiempo) Consumido se ambienta en los últimos años de la estancia del autor en Canadá junto a sus colegas Seth y Chester Brown. El título puede ser entendido literalmente no sólo como resultado de la pasión masturbatoria de Joe Matt, sino como la crónica de la decadencia de un artista que ha tardado casi una década en completar las exiguas cien páginas de este libro. Hay aún una tercera lectura del título que nos remite a su proverbial tacañería, uno más de los plumeros que adornan a este lamentable pícaro moderno, vago antológico, sablista, llorica y campeón de los pajeros, que sin embargo alcanza aquí cotas de una rara elegancia como narrador.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Busca este título en 

Marzo 2011
Edición de 1200 ejemplares. Incluye un marcapáginas con una historieta inédita.
Rústica con sobrecubiertas. 17 x 24 cm
128 págs. Tritono
978-84-936081-3-2
20 €
Página 1 Consumido
Página 2 Consumido
Página 3 Consumido
Página 4 Consumido
Página 5 Consumido
Página 6 Consumido

Paul en el campo

Paul en el campo

Cada historia es un pequeño fragmento de otra historia mayor y quizás más real, una pieza de puzzle que el avezado lector tendrá la paciencia de armar para ver pasar ante sus ojos la vida de este hombre, que es un poco la nuestra.

TRAZOSENELBLOC.BLOGSPOT.COM

Esta recopilación nos permitirá ver a un Rabagliati mucho más suelto, más libre, y menos contenido.

SOITU.ES

El relato principal, asentado sobre continuos saltos entre pasado y presente, muestra una fluidez sorprendente, que desarrolla sin estridencias un paseo por la infancia en el que la nostalgia no actúa como elemento lacrimógeno, sino como germen de reflexiones pausadas sobre el pasado, sobre la relación que existe entre el que fuimos y el que somos.

LACARCELDEPAPEL.COM

Paul en el campo comprende la nómina completa de historias cortas realizadas por Michel Rabagliati hasta la fecha, incluidas varias que no han sido recogidas en libro en su lengua original, el francés. Son historias cortas porque ninguna alcanza por sí misma las dimensiones de un libro, no porque sean de corto alcance. Reunidas en este volumen hallamos las historietas fundamentales de su formación como narrador, junto a viñetas más anecdóticas e incluso de encargo, algo que afecta al libro con la inevitable irregularidad de toda compilación, pero que también nos habla de sus afectos y de su evolución como artista. Desde el único episodio dibujado por Rabagliati que no tiene a Paul como protagonista –El Jardín de María, una adaptación del dúo de escritores de ciencia ficción J. H. Rosny– hasta el magistral relato que da título al libro, encontramos aquí todo lo que ha hecho de él un autor único, y aún más: sexo, comida, dudas de fe, amistad homosexual, deportes de riesgo, raperos y armas de fuego. En fin, todo lo que puede hacer hoy de cualquiera un best-seller, sólo que bajo la mirada transparente, unas veces conservadora, otras desinhibida del joven Paul. Autor poco dado a la pirotecnia, amante del tono menor en sus relatos, tampoco renuncia al humor y, en más de una ocasión, incurre en incorrecciones políticas varias con la serenidad de un viejo québécois recostado en el porche de su cabaña de pesca. Pero en conjunto, el libro relata otra historia: la del hombre que quiso dibujar tebeos.

Gastos de envío gratuitos en todo el territorio español.

Busca este título en Busca este título en

Enero 2009
Edición de 1000 ejemplares
Rústica con solapas. 20 x 26 cm
152 págs. Blanco y negro
978-84-936081-1-8
21 €
Distribuir contenido