sabina

Las niñas prodigio

Las niñas prodigio

Sabina Urraca ha inventado un nuevo género: una autoficción que engancha más que Netflix.

MARTA DELATTE

Talento a raudales.

ABC CULTURAL

Extrañamente es una novela sórdida y luminosa. No hay mucha lírica, ni especiales elegías a las criaturas, ni métrica, ni composiciones afanosas, ni muchos tipos de árboles y arbustos, pero hay una honestidad indomable. 

EÑE. REVISTA PARA LEER

Novela solo parcialmente autobiográfica, agitada por el estigma del amour fou por un hombre maduro y alcohólico, Las niñas prodigio es también una comedia en varios actos y un cuento con tintes de terror gótico. Pero sobre todo es un relato contemporáneo sobre la identidad que arranca en un presente imperfecto para regresar a todas las edades de una mujer.

Drew Barrymore, Punky Brewster y Bertín Osborne. Bodas, hentai, asesinos rurales. Pansexual, hiriente, sentimentalmente voraz, la voz de la narradora inicia un particular camino de perfección que acaba sembrando de modelos de la cultura popular y de su propia infancia, galería de fantasmas figurados o reales. Un descenso por momentos vertiginoso que Sabina Urraca convierte en una ficción sin parentescos en la narrativa española contemporánea.

Esta página web no cobra gastos de envío dentro del territorio español.

 

Texto: "Dónde se escribió Las niñas prodigio".

Junio de 2017
Cartoné
14,3 x 20 cm. 320 págs.
978-84-16167-62-3
21,85 €

Sabina Urraca

Sabina Urraca

Escribes con la brutalidad con que escriben los hombres. Me duele en el alma haberlo pensado, pero es así.

MARTA DELATTE

Sabina escribe como un caballero punk que en otra vida fue flamenca.

ANDREA G. BERMEJO

Sabina Urraca (San Sebastián, 1984) pasó su infancia en Tenerife y vive en Madrid desde hace más de una década. Sus artículos, controvertidos, directos, armados de una primera persona radical, son diariamente compartidos en Internet por centenares de usuarios y la han convertido en una de las voces más personales del presente.

Vendedora de seguros, camarera, guionista, locutora, creativa de televisión y publicidad, cortadora de marihuana, Sabina Urraca comenzó a colaborar hace un lustro en medios como Tentaciones, Vice, Tribus Ocultas, El Comidista, Notodo, Ajoblanco, El Estado Mental, Bostezo y Madriz. Poco después publicó el fanzine Tus faltas de ortografía hacen llorar al niño Dios. Los grandes momentos de su carrera han estado marcados por diversos problemas legales, entre los que destaca el affaire Blablacar con Álvaro de Marichalar.

Es difícil encontrar hoy a alguien que se pregunte de forma tan genuina por el mundo que le rodea. Sabina Urraca lo hace sin perder de vista la búsqueda de su más íntimo centro de gravedad permanente.

 

 

Distribuir contenido